×
hace 3 meses
Jesús Guerrero

Acuerdan retener a policías en Guerrero

Agencia Reforma

En asamblea, habitantes de la comunidad Pueblo Hidalgo acordaron mantener detenidos a funcionarios y policías hasta que Edil cumpla acuerdo.

Imprimir
Ante la amenaza del Gobierno de Héctor Astudillo de aplicarles la ley, habitantes de la comunidad indígena Pueblo Hidalgo, del municipio de San Luis Acatlán, acordaron mantener retenidos a 10 policías y a dos funcionarios, además de armas y vehículos oficiales.

Los pobladores exigen que el Alcalde, Agustín Ricardo Morales, les entregue diez millones de pesos del Ramo 33 para la realización de obras sociales.

Este miércoles, personal de la Comisión Estatal de Derechos Humanos acudió a la comisaría de la comunidad para saber de viva voz las demandas de los inconformes que este lunes irrumpieron en el Ayuntamiento de San Luis Acatlán en donde realizaron destrozos y después se llevaron por la fuerza a los agentes y funcionarios.

A los 12 los tienen en la cárcel de la comunidad.

La Secretaría General de Gobierno envió un comunicado asegura que personal de esa dependencia está interviniendo en la solución del conflicto.

Sin embargo, señala que por los actos de fuerza que realizaron los habitantes están incurriendo en la comisión de delitos.

"No sé de donde sacó ese señor (Florencio Salazar) que está dialogando con nosotros, aquí no ha venido nadie y lo que vemos es que se están poniendo al lado del Alcalde que se niega a resolver nuestras demandas", dijo vía telefónica Samuel Laureano Linares, secretario de la comisaría municipal.

Entre los retenidos están el subdirector de Seguridad Pública, Francisco Villar Morales; el director de Protección civil, Javier Hernández; un agente de tránsito y nueve policías municipales, entre las cuales hay dos mujeres.

Durante la asamblea, los pobladores acordaron solicitar al Congreso local que inicie un proceso de juicio político contra el Alcalde del municipio, pero además de seguir con la postura de diálogo con las autoridades.

Laureano Linares, dijo que este día les habló vía telefónica Ricardo Ramírez, secretario particular del Alcalde Ricardo Morales.

"Nos dijo el secretario particular que nos iba hablar otra vez para que nos diga cuando el alcalde podría iniciar el diálogo", señaló Linares.

Aquí, el conflicto empezó el 14 de marzo cuando el Edil, el Síndico y regidores fueron retenidos en la comisaría de esta comunidad pero los dejaron en libertad tras la firma de una minuta de acuerdos.

Uno de los puntos establece que el Edil se compromete a liberarles diez millones de pesos del Ramo 33 para la realización de obras en la comunidad.

Apenas el pasado 29 de mayo, los lugareños bloquearon la carretera federal Acapulco-Pinotepa Nacional, a la altura de Marquelia, para exigir al Alcalde el cumplimiento de esa minuta de acuerdos, pero el Edil nunca llegó.

"Lo que estamos haciendo es porque la autoridad se niega a dialogar con nosotros y cumplir con los acuerdos", expresó.

Hasta este miércoles en la tarde, los agentes y funcionarios municipales seguían retenidos por los pobladores y ninguna autoridad del Gobierno de Astudillo llegaba a la comunidad para dialogar con ellos.