×
Jorge A. Meléndez
Jorge A. Meléndez
ver +

" Comentar Imprimir
21 Septiembre 2019 04:03:00
Oposición
El Presidente está obsesionado con sus opositores. Todas las semanas los menciona. Se esfuerza por recordarnos un día sí y otro también que está luchando contra “la hipocresía neoliberal”. Su lista de insultos es legendaria y creciente.

Insulta como parte de su estrategia populista para dividir al país entre “el pueblo sabio” y una oposición que busca que todo siga igual.

Es innegable que México necesita cambiar. Es cierto que la corrupción nos carcome. La deuda social con los que menos tienen es inobjetable. Y también es cierto: muchos defienden el status quo y no quieren cambiar para defender intereses mal habidos. Pero no son todos. También hay una oposición distinta.

Porque oponerse a la estupidez nunca será malo. Porque criticar lo que está implementado con las patas nunca estorba. Porque objetar incentivos mal aplicados nunca está de más. Porque denunciar las ocurrencias nunca generará dolores de cabeza. Oponerse a lo malo siempre será algo bueno.

Por ejemplo:
* Me opongo a que no se evalúe a los maestros y en cambio se alíen con rijosos que tanto daño le han hecho a la educación.

* Estoy en desacuerdo con darle dinero a Pemex sin atorarle primero a su obesidad, ineficiencia y falta de tecnología.

* Refuto renunciar a la inversión privada en aguas profundas.

* Objeto elefantes blancos como Dos Bocas o el Tren Maya .

* Apoyo la austeridad, pero estoy absolutamente en contra de aplicarla sin ningún análisis. Los pecados de omisión también pueden ser graves.

* Resisto que se cancele un aeropuerto moderno, avanzado y necesario, y que se cambie por un plan vacilón que generará dolores de cabeza para los pasajeros e inhibirá la inversión.

* Apruebo que se apoye a los que menos tienen, pero me opongo a programas de capacitación mentirosos que se prestan a la trampa, mientras que crean votantes cautivos.

* Me rebelo a cancelar por razones dogmáticas tecnologías que han sido probadas, como “fracking” o las semillas mejoradas.

* Me niego a aceptar que la CFE sea único productor en México cuando sus plantas generan electricidad mucho más cara que las de una empresa privada.

* Aplaudo el combate a la evasión, pero repruebo totalmente el terrorismo fiscal y entramados legales que puedan ser abusados para perseguir a cualquiera que incomode al régimen.

* Denuncio como falsas todas las curas rápidas y fáciles a problemas añejos y complejos. Y ahí le paro porque ejemplos sobran y no acabaría.

Por cierto, esto de oponerse a lo malo no es privativo de la política. Es perfectamente aplicable a los negocios y la vida.

EN POCAS PALABRAS...
“No sobrevive el más fuerte, sino el más inteligente”.

Charles Darwin

Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5