×
Luis Carlos Plata
Luis Carlos Plata
ver +
Luis Carlos Plata (Saltillo, 1984) es abogado (UAdeC), maestro (UPF, Barcelona) y candidato a doctor (URV, Tarragona), pero practica el periodismo desde hace 17 años, y su trabajo de investigación le ha merecido premios estatales e internacionales. Ha sido articulista de catorcenarios, revistas y periódicos del norte del país desde 2002, además de fungir como director editorial de medios de comunicación en Veracruz.

" Comentar Imprimir
25 Agosto 2019 04:15:00
El fantasma que vendió 13 millones en zapatos al Gobierno de Coahuila
Visto desde una perspectiva llana y simple, el asunto sería un caso modélico de emprendimiento lagunero: un joven de 20 años constituye una sociedad mercantil el 22 de enero de 2018 en Torreón con un capital social de solo 50 mil pesos y 17 meses después logra un contrato por 13 millones 288 mil 549 pesos con el Gobierno de Coahuila para proveer zapatos escolares.

Nuestro “emprendedor” se llama José Ignacio Reyes Pérez, es comerciante y se identifica con domicilio en Privada Zaragoza 409 de la colonia Miguel Alemán, a un costado de Peñoles; donde la contaminación abruma y los servicios públicos escasean. Pero su hazaña se magnifica si agregamos un dato sorpresa: sin experiencia previa y sin antecedentes de contratación con las administraciones públicas federal, estatal y municipal, su empresa, Distribuidora Merfra, S.A. de C.V., ganó el negocio a una compañía textil de Puebla creada en 2012 y consolidada como fabricante de uniformes escolares, quien competía con un capital social de 5 millones de pesos.

Y como al muchacho se le hace chico el mar para echarse un buche, en el objeto social de su persona moral –donde figura como administrador único– enlistó 46 actividades distintas entre sí a las que se dedicaría junto a su socia, de nombre María del Rocío Villanueva Alvarado. Las más estrambóticas, para ejemplificar, son reparación de equipos de cómputo, fabricación de vinos y licores, distribución de artículos farmacéuticos, comercialización de lácteos y carnes frías, exportación de artículos religiosos o producción de joyería. También construcción de obras públicas, compraventa de bienes raíces, reclutamiento de personal para universidades e industrias, o servicios profesionales en materia jurídica y fiscal.

No importa que algunos puntos hayan sido redactados con faltas de ortografía ni que su domicilio sea, en realidad, una casa sin habitar. Nuestro personaje es todólogo y ejemplo para la sociedad lagunera. Aunque curiosamente ningún objetivo de su sociedad mercantil involucra calzado. Por ello confeccionar 89 mil 149 pares de zapatos en sólo 45 días (un promedio de 2 mil al día o 250 por hora en una jornada laboral para poder entregarlos a tiempo en las bodegas del Gobierno de Coahuila, ubicadas en las cinco regiones del estado), sin recibir anticipo, respetando especificaciones técnicas como materiales, tallas, empaquetado, transporte y distribución, y ajustándose a un precio fijado con anterioridad (máximo 151.41 pesos el par, incluyendo IVA) es básicamente una proeza. ¿Por qué no está nominado al Premio Estatal de la Juventud?

Sin embargo la historia no es virtuosa ni de mérito como se ha relatado hasta aquí con ironía, sino todo lo contrario: oculta un trasfondo de corrupción.

Me explico. El pasado 11 de junio la Dirección General de Adquisiciones emitió el fallo a la convocatoria CE-905002984-E15-2019 para adquirir 89 mil 149 pares de zapatos de fabricación nacional para la Secretaría de Educación, a fin de ser entregados el ciclo escolar 2019-2020 que mañana inicia.

El ganador de la “licitación pública nacional” fue Distribuidora Merfra, S.A. de C.V., con domicilio fiscal en calle Poniente 126, número 417, de la colonia Lindavista Vallejo III Sección, en la alcaldía Gustavo A. Madero de la Ciudad de México. Y aquí viene lo interesante: la dirección corresponde a una bodega ruinosa, sin rótulos, permanentemente cerrada y sin actividades comerciales o industriales.

Si bien Distribuidora Merfra, S.A. de C.V. se inscribió en el padrón de proveedores y contratistas del Gobierno de Coahuila en 2019, y para su localización registró un teléfono fijo con lada de Torreón, esto no garantiza nada, pues como afirmó la Auditoría Superior del Estado en una revisión especial a la Secretaría de Finanzas y la Secretaría de Fiscalización y Rendición de Cuentas, a propósito de las empresas fantasma detectadas en 2016 que desviaron $410 millones del erario, “el padrón de proveedores de la Administración Pública Estatal no es confiable para la asignación de contratos de adquisiciones, arrendamientos, servicios y obras”.

Por lo demás, Distribuidora Merfra, S.A. de C.V. fue constituida en la notaría 41 de Agustín Gerardo Saldaña Villarreal, en Torreón. Para mayores referencias, el mismo fedatario que constituyó Cosmic Dynamics, S.A. de C.V., la empresa fantasma que facturó 22 millones de pesos al Gobierno de Coahuila en 48 horas (25 y 26 de junio de 2018) como publicó Grupo Zócalo el pasado 20 de mayo.

Además de Distribuidora Merfra, S.A. de C.V., el 22 de enero de 2018 con diferencia de minutos entre sí fueron creadas en la Notaría 41 las personas morales Bolsi Servicios Empresariales, S.A. de C.V. y GB Marketing Total, S.A. de C.V. Dos días después, en el mismo lugar, Ka Wai, S.A. de C.V. y el día 30, Servicios Henregin, S.A. de C.V. y Akvo, S.A. de C.V. Pero el mismo 22 de enero de 2018, en la Notaría 49 cuyo titular es Héctor Augusto Goray Valdez, también en Torreón, fueron constituidas con diferencia de minutos Grupo Competitividad Compartida, S.A. de C.V., JGY Construcciones, S.A. de C.V. y Zitay, S.A. de C.V.

A las nueve sociedades las une una red de socios entre sí, la mayoría jóvenes menores de 29 años de edad, y tienen un denominador común: la misma persona figura como apoderado en todas: Jorge Quintero Aguilera, de 25 años, como se puede verificar con las actas constitutivas en poder de quien esto escribe.

Todo está relacionado. Inclusive antes de constituirse Distribuidora Merfra, S.A. de C.V. en la Notaría 41 de Torreón, se creó Comercializadora Merfra, S.A. de C.V. el 4 de mayo de 2017 casualmente en la Notaría 49 de Torreón, pero con otros socios. Ambas fueron inscritas en el Registro Público de Comercio en Gómez Palacio, Durango.

Cortita y al pie
Tres presuntos representantes de Distribuidora Merfra, S.A. de C.V. asistieron al acto de recepción y apertura de propuestas, transmitido en vivo por internet –con una cámara de baja resolución y sin audio– el 3 de junio por la Dirección General de Adquisiciones.

El documento en que lo hizo constar oficialmente la dependencia, no obstante, fue fechado el 10 de junio. Es decir, una semana después. Y como sí se pudo apreciar en el video, los supuestos representantes no presentaron las muestras exigidas de la mercancía. Ambas circunstancias bastarían para desechar el proceso de adjudicación directa disfrazado de licitación.

La última y nos vamos
Hasta aquí todo supondría ser una estafa más, de rutina, para desviar recursos del Gobierno de Coahuila sin consecuencias legales. En este caso 13 millones 288 mil 549 pesos. Sin embargo, alguien cometió un error: el dinero para pagar los zapatos escolares proviene del Fondo de Aportaciones para la Nómina Educativa y Gasto Operativo (FONE). Ramo 33. Eso significa que al no ser estatal puede ser fiscalizado por la Auditoría Superior de la Federación y eventualmente apoyar la Unidad de Inteligencia Financiera de la SHCP, no por los elefantes blancos de Coahuila –y sus legiones de burocracia inútil –que simulan ser órganos auditores y anticorrupción.

Ahí está el detalle.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5