×
Marcelo Torres Cofiño
Marcelo Torres Cofiño
ver +
Marcelo Torres Cofiño es miembro del Partido Acción Nacional desde 2006, fue Diputado Federal del Estado de Coahuila en la LXII Legislatura. Fue Presidente del Partido Acción Nacional y actualmente es Diputado Local, coordinador del grupo parlamentario del PAN y Presidente de la Junta de Gobierno en la LXI Legislatura del Congreso del Estado de Coahuila.

" Comentar Imprimir
15 Septiembre 2019 04:04:00
Aliémonos con las Pymes
Sólo 11 de cada 100 empresas micro, medianas o pequeñas en México resisten lo suficiente como para que su propiedad y control pasen a una segunda generación. Se trata de una situación lamentable dada la enorme contribución que las Pymes hacen a la economía nacional. De hecho, hay motivos suficientes como para sospechar que la insuficiencia del crecimiento del PIB se debe, al menos en parte, a la incapacidad de las Pymes para consolidarse y escalar en los mercados nacionales e internacionales.


Muchas empresas en México nacen por la necesidad que tienen sus propietarios de ocuparse toda vez que han perdido el empleo y no están en la posibilidad real de conseguir una nueva fuente laboral. Muchos inician negocios que desconocen, sin experiencia en el manejo de empresas y sin la preparación que se necesita para tener mejores posibilidades de éxito. Eso sí, con todo el entusiasmo y toda la energía para tratar de salir adelante.

Los dueños de las Pymes suelen sumergirse en la operación de sus negocios y con frecuencia pierden la perspectiva de lo que sucede más allá y que los debería llevar a tomar decisiones de carácter estratégico. Las circunstancias bajo las que emprendieron cambian y pronto se encuentran atrapados en una dinámica que no eligieron y que no comprenden, y sin las herramientas conceptuales y técnicas necesarias para subsistir. Peor aún, sin la posibilidad de conseguir apoyos que les permitan salir del atolladero. Muy pronto se ven obligados a cerrar.

Por eso, resulta vital que los gobernantes dejen de ver en las Pymes al contribuyente cautivo y dócil y las comiencen a observar como un gran aliado del éxito de su gestión. Con frecuencia escuchamos a los titulares del poder Ejecutivo en las entidades y la Federación hablar de los empleos creados; muy rara vez nos dicen cuántos se perdieron. Y si la vida de las mayores empleadoras del país, las Pymes, no alcanza ni 5 años, es altamente probable que en ese sector sea en donde más fuentes laborales se cierran cada año. Por eso, debemos cambiar la política de apoyar sólo a los grandes corporativos para convertirnos en los principales interesados en que las Pymes crezcan y desarrollen todo su potencial.

La receta que se aplique debe pasar por la educación técnica de los dueños de los negocios en temas como finanzas, modelos de negocio y dirección estratégica, que son esenciales para el buen manejo de sus Pymes. Allí, los gobiernos no deberían escatimar esfuerzos en buscar los mejores exponentes, con el mayor conocimiento sobre esas materias y con una gran capacidad para enseñarlos. Pero también deben cubrirse sus honorarios para asesorar y acompañar de cerca a los empresarios, buscando desarrollar en ellos, a través de su mentoría, esas habilidades gerenciales que muy probablemente no tienen dado su origen y formación.

Estoy convencido de que cada peso que se destinara a ese fin sería de un beneficio enorme para el país en general y por supuesto, para Coahuila, que tienen en sus cinco regiones a empresarios que se aplicarían en su preparación con tal de ver florecer sus negocios y generar condiciones de prosperidad para sus empleados y su terruño. Aliémonos con las Pymes.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5