×
hace 4 meses
[Local]

Dos años esperando justicia

Eulogio no confía en la agente del MP que le asignó la Fiscalía; sobrevive como puede

Imprimir
Dos años esperando justicia
La pérdida de la pierna derecha condenó a Eulogio a pasar sus días en una cama o una silla de ruedas.
Monclova, Coah.- A casi dos años de gritarle al chofer que se detuviera, de sobrevivir a un accidente que lo partió por la mitad, de vivir soportando carencias y asfixiantes temperaturas postrado en una cama y condenado a una silla de ruedas, Eulogio sigue esperando se le haga justicia.

Hoy se celebra una audiencia más sobre su caso, una ocasión más para hacerse ilusiones de que la reparación económica por todo el sufrimiento que ha experimentado llegará, aunque dice no confía siquiera en la Ministerio Público que la Fiscalía General del Estado le asignó, de quien sospecha sólo le ha dado largas al asunto.

A su casa, ubicada en la calle 15 de Mayo, de colonia El Álamo, llegaron sus familiares, quienes incondicionalmente y en la medida de sus posibilidades lo han apoyado, sin embargo las necesidades son muchas para alguien con discapacidad y sin trabajo.

“A veces vende pan entre los vecinos para sacar dinero”, dijeron sus parientes, pero eso no es una buena opción cuando llega el calor con temperaturas por encima de los 40 grados centígrados, que él trata de sofocar con un ventilador de aspas, porque el aparato de aire que tenía hace mucho tiempo dejó de funcionar.

Sus familiares cuentan que el problema de salud de Eulogio, no es solamente la falta de una de sus extremidades, sino que tiene otras afectaciones a raíz del accidente y el estado en que se encuentra, como son los riñones y la pelvis que le quedó abierta.

Para bañarse junta agua en cubetas pese a andar en silla de ruedas, la que acarrea hasta el baño que dista mucho de ser un espacio adecuado para alguien con capacidades diferentes.

En el refrigerador, la poca comida que tiene es la que le regalan sus seres queridos, una muestra de que la casa de Eulogio es muy humilde y desde el año 2017, prácticamente una prisión.

Eulogio Rodríguez de los Santos, era bolero y trabajaba en la obra hasta aquel trágico 26 de julio por la mañana, cuando al andar en bicicleta por la calle Zaragoza en la Zona Centro, a sus 32 años de edad un autobús le pasó por encima.

Tras el grave episodio, pasó un mes en terapia intensiva, otro mes hospitalizado en la Clínica 7 del IMSS, y uno mes más internado en Monterrey, tiempo en el que tras amputarle la pierna derecha, la herida que no cerraba se comenzó a pudrir.

Ayer lleno de coraje, exigió justicia, pidiendo a las autoridades que actúen en su caso, para lo cual exige asignen a otro abogado en el lugar de Clara Cristina Sánchez Dorado, quien dijo ya había sido cambiada a Ciénegas tras presentarse varias quejas en su contra.

Eulogio es padre de familia y hasta antes del accidente cuidaba de su madre, hoy a casi dos años, a poco más de 30 días de la fecha que le dio un vuelco su vida, y pese a no creer en la abogada de la Fiscalía, asistirá a la audiencia, porque no pierde la esperanza de que llegará el día en que se le haga justicia.


Imprimir
te puede interesar
similares
https://www.zocalo.com.mx/images/site/edit_icon.png