×
hace 1 mes
[Arte]

Contrapesos en Oniria Bar, exageraciones de la realidad

La exposición del artista visual Borers contiene un discurso político y social

Imprimir
Contrapesos en Oniria Bar, exageraciones de la realidad
Saltillo, Coah.- Para Borers Tok Tok el arte y la crítica social van de la mano. Hablar sobre los cambios que afectan al individuo, a la ciudad en la que vive pero también a toda la sociedad en la que este se desarrolla, es un objetivo que él busca y que puede verse en Contrapesos, exposición a la cual define como “una serie de piezas que buscan ver qué hay en las dos partes del ser humano: lo natural y lo social. Por eso el nombre, ya que pongo por un lado la naturaleza humana y del otro esa parte consumista que nos ha dominado”.
Las pinturas muestran rostros desfigurados por sus gestos exagerados. Muecas de terror o placer, rodeados de una paleta de colores cercana a la sicodelia que pone al espectador en un estado de delirio cercano al de los personajes que habitan esos lienzos.
Aunque no solo esas emociones se vuelven visibles, sino también las críticas sociales que marcan el discurso del estudiante de la Escuela de Arte Plásticas Rubén Herrera. Ya que en las 18 piezas que cuelgan de las paredes del bar Oniria pueden observarse líneas de fábrica que oprimen a sus trabajadores, a mujeres fumando marihuana ante el desaparecido Cine Palacio, y políticos a los pies de un México representado por un niño obeso y enorme.
“Para mí no es necesario que los artistas hablen sobre los problemas sociales que hay, pero en mi caso sí tengo una necesidad de mostrar y tener presentes todas estas problemáticas sociales que derivan a la política. Ya que a final de cuentas es lo que rige el rumbo de nuestras vidas. Creo que sí debemos tener presente este tema, pero también reflexionar sobre él para dar soluciones”, comentó a Zócalo.

Detalles
Las pinturas son obras dinámicas con el espectador. Piden el acercamiento del ojo para apreciar los detalles en los materiales con los que están hechas, y que se encuntran al servicio del discurso. Para él autor este tipo de obras y reflexiones sociales “son responsabilidad del artista, pero también del público. Todos debemos tener un quehacer en ese sentido: los creadores mostrarlo y el público hablar de él y sacar sus conclusiones. Eso evitará que las leyes sigan haciéndose y nosotros, el pueblo, siga de lado a ellas”.

Mirar
En Contrapesos está esa voz que grita contra el capitalismo que produce la destrucción de la tierra, que aparece reflejada en una pintura de Tláloc, dios de la lluvia quien riega una planta de maíz, pero también está el diálogo con la tradición pictórica de la cual toma elementos para traspasarlos al ahora, cargando en ellos el humor negro de la contemporaneidad y, a la vez, esa crítica caníbal del mundo.

Los ejemplos más claros son dos réplicas: una de la Mona Lisa, de Da Vinci, con el rostro de un hombre, y la otra un Cronos Devorando a su Hijo, de Francisco de Goya, collage hecho con fotografías en el que puede observarse el antropofagismo actual que se vive en las redes sociales.

“En este caso son esas dos pinturas en específico porque se han convertido en símbolos. Son imágenes que las personas relacionan con un tema, pero al verlos de cerca son los espectadores quienes lo relacionan con algo diferente”, concluyó Borers.

Contrapesos se exhibe en Oniria Bar, de lunes a sábado y permanecerá hasta septiembre.


Imprimir
te puede interesar
[Local]
hace 22 horas
[Fútbol]
hace 22 horas
[Glam]
hace 22 horas
[Piedras Negras]
hace 22 horas
[Pierdas Negras]
hace 1 hora
similares