×
hace 2 meses
Paula Ruiz

¡Magazos!

Agencia Reforma

'The Illusionists' sorprendió con su debut la noche del jueves en el Showcenter Complex, Monterrey.

Imprimir
El encanto combinado con la fantasía tuvo el poder de desafiar la realidad y lograr que hasta los más incrédulos cayeran en la magia de The Illusionists.

La noche de jueves, el espectáculo de Broadway jugó con las emociones de 2 mil 300 asistentes en la inauguración del Showcenter Complex, el nuevo centro de espectáculos ubicado en Main Entrance, en San Pedro, Monterrey.

El caos que se generó en el lobby entre cientos de personas que buscaban accesar al interior de la sala y que retrasó el arranque de la función 30 minutos, se esfumó con el hechizo de los seis magos que maravillaron con su variedad de actos.

Niños, jóvenes y adultos pudieron disfrutar del universo fantástico de The Illusionists durante dos horas y cinco minutos en lo que se les aceleró el ritmo cardíaco.

Fue imposible ser indiferente a la función porque todos los números atraparon la atención de la audiencia, pues no sólo fueron divertidos, incluso en algunos de ellos hubo una buena dosis de riesgo.

La variedad de artistas permitió que el show fuera vertiginoso, desde el mago “El Surrealista”, el mexicano Joaquín Kotkin; Sabine Van Diemen, “La Hechicera”; An Ha Lim, “El Manipulador”; Jonathan Goodwin, “El Temerario”; Colin Cloud, “El Deductor”, y Raymond Crowe, llamado “El Inusualista”.

Kotkin, conocido también como “El Mago de la Media Barba”, además de brillar con su habilidad en el arte de hacer magia, desempeñó el papel de traductor durante la función.

Para gozar de The Illusionists, lo único que requirió el público fue de su disponibilidad y con eso la magia fue posible.

Durante el espectáculo fue divertido ver la interacción de los magos con la audiencia, pues en muchos de sus números la invitaron a participar.

Los trucos fueron posibles gracias a la genialidad de los artistas, como cuando el mexicano se tragó un globo inflado o cuando el mago “Temerario” metió a su boca un escorpión y en repetidas ocasiones jugueteó con la muerte.

Aunado a ello estuvo la habilidad del mago “Surrealista”, que hizo “llover” cartas de juego, lo cual resultó sorprendente para el público.

El espectáculo de The Illusionists no sólo basta imaginarlo, también hay que verlo para sentir su magia.

El mago “Inusualista” encantó con su arte de crear figuras con sus manos, pero de todos el más intimidante fue Colin Cloud, conocido como el mago “Deductor”, pues tuvo el poder de descubrir los secretos más íntimos de algunos asistentes a quienes invitó a participar en sus actos.

Maravillado por lo que sus ojos vieron, al final el público de pie celebró el espectáculo, arropando con sus aplausos a los seis magos.