×
Lulú De Koster.
Lulú De Koster.
ver +
Es periodista, egresada de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la UAdeC (1995). Ha sido Premio Estatal de Periodismo, colaboradora en redacciones de periódicos locales, editorialista, productora y conductora en medios de comunicación electrónicos. Actualmente es integrante del Consejo de Participación Ciudadana del Sistema Estatal Anticorrupción (Coahuila) y los comentarios aquí vertidos son a nombre de la autora.

" Comentar Imprimir
13 Junio 2018 04:00:00
Testigos y denunciantes
El Instituto Nacional Electoral (INE) cerró el registro para ciudadanos que sin tener militancia partidista y bajo un esquema de total independencia, o perteneciendo a una cámara empresarial o agrupación de la sociedad civil, participarán como observadores electorales el próximo 1 de julio.

En la entidad, hasta este lunes se hablaba de más de 600 personas inscritas, incluyendo a representantes de grupos empresariales y sectores como la Alianza Cívica de Coahuila, que llenaron solicitudes, entregaron al INE copias fotostáticas de la credencial para votar y atendieron la capacitación en la que se aclaran las dudas de los interesados en ser parte de este ejercicio democrático.

En este intercambio de ideas y preguntas, se dice qué puede y qué no debe hacer un observador electoral porque, entre otras funciones, podrá seguir de cerca el desarrollo de la jornada comicial, tener acceso al conteo de votos y a las sesiones posteriores a la votación. Aunque entre las facultades del observador electoral, como ocurre para cualquier ciudadano, está la posibilidad de denunciar irregularidades durante la votación, en caso de que se presenten hechos de este tipo.

Arturo Cárdenas Román, vocal de Capacitación en la Junta Local del INE, es quien está al frente del despliegue que involucra horas de orientación para quienes, sin otro fin más que ser testigos de un proceso de elección, estarán siendo parte del grupo de observadores ciudadanos.

No hay ningún otro incentivo más que estar ahí en las casillas, en las juntas distritales o municipales. No hay uniformes, ni diplomas por participar, habrá solamente una acreditación que el observador deberá portar el domingo 1 de julio, cuando el país elija a quien gobernará la República Mexicana los próximos seis años.

Importantes lecciones dejó para las autoridades electorales lo ocurrido y los rezagos en el conteo de votos durante la elección local del 4 de junio de 2017, cuando la complejidad del acta de escrutinio y cómputo de votos, las combinaciones para el reparto de sufragios y otros elementos, trastocaron la función del Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP) y evidenciaron la compleja carga de trabajo endosada a los integrantes de las mesas receptoras de votos.

En estos años de periodismo he participado en la cobertura informativa de elecciones. Esta será una ocasión en la que siga los comicios como observadora y como yo hay decenas de personas interesadas, en lo que ocurra en esta jornada, las incidencias, los votantes, la organización, el conteo, y principalmente en el nivel de participación que alcance un proceso plagado de incidentes graves, la muerte de candidatos, de declinaciones, denostaciones y escasas propuestas.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5 6