×
Guillermo Fárber
Guillermo Fárber
ver +
Guillermo Fárber (25 de septiembre de 1948, D.F.) estudió ciencias y técnicas de la información y una maestría en administración; se ha desempeñado como reportero, redactor, guionista en Televisión Independiente de México, comentarista político en Radio 13, radio Fórmula, Radio ABC, conductor de ¡Cámara con los grillos!, primer programa de periodismo puramente palamentario en la historia de la radio mexicana, editor del portal mexico.com, columnista político en publicaciones como Vértigo, Excélsior, Noroeste de Mazatlán y Culiacán, Sinaloa, Por esto!, de Yucatán, comentarista de televisión en Canal 40, coordinador de Información en el Instituto de Desarrollo de Recursos Humanos del gobierno del Estado de México, y en un sinfín de puestos relacionados con la comunicación y la mercadotecnia. Entre sus publicaciones se encuentran, Elogio d ela locura de un ave desairada, Costa-Amic, 1976; El mexicano diseñado por el enemigo, V Siglos, 1976; A imagen y semejanza (novela política), siglo XXI, 1992; Política de competencia en México: desregulación económica 1989-1993, FCE, 1993; Adiccionario del chacoteo, Sansores y Aljure, 1997; Fobaproa: bomba de tiempo (coordinador y coautor), Times, 1998; La nueva crisis de México (en colaboración), Aguilar, 2002; ¡Déjate de pendejadas!, Excélsior, 2003.

" Comentar Imprimir
30 Junio 2020 04:07:00
El bar
Escuchar Nota
Es el título de una de las películas más celebradas del talentoso cineasta español Alex de la Iglesia (no sé si pariente del genial humorista Álvaro de la Iglesia, 1922-1981; sus 10 mejores cintas: https://es.ign.com/alex-de-la-iglesia/116291/feature/top-10-mejores-peliculas-de-alex-de-la-iglesia?p=2), al que descubrimos por casualidad al ver su delirante e hilarante largometraje, Mi Gran Noche, donde Raphael hace de villano sádico pitorreándose de sí mismo.

El ambiente de humor negro, la reclusión en espacios mínimos y la rápida descomposición física y moral de los personajes, me recuerdan al filme surrealista El Ángel Exterminador (1962, con Silvia Pinal, Enrique Rambal, Ofelia Guilmáin, Ofelia Montesco, Luis Beristáin, Bertha Moss, Augusto Benedico, Nadia Haro Oliva, Jacqueline Andere, José Baviera, Lucy Gallardo, Tito Junco, Claudio Brook y toda una constelación de estrellas de la época) de Luis Buñuel y Luis Alcoriza.

Por cierto, los memes que descifran el origen de la palabra “bar” como acrónimo de “Beer and Alcohol Room” se reportan como falsos: https://www.truthorfiction.com/is-bar-an-acronym-for-beer-and-alcohol-room/


El Ángel Exterminador

Wikipedia: Un grupo de burgueses de la Ciudad de México es invitado a una cena en la mansión de los Nóbile, después de asistir a la ópera. Mientras, los sirvientes, los cocineros, los choferes, sienten perentorios deseos de abandonar la mansión y se marchan. Al terminar la cena, los invitados se dan cuenta de que no pueden salir de la habitación por una razón misteriosa totalmente desconocida, aunque aparentemente no hay nada que lo impida.

A medida que van pasando los días, el alimento y la bebida empiezan a escasear, los anfitriones y los invitados enferman, la basura se acumula y duermen donde pueden. A partir de ese momento, la etiqueta, las buenas costumbres y la cordialidad poco a poco se acaban perdiendo y los burgueses se comportan como auténticos salvajes. (¿Una probadita de lo que veremos en este mundo tras la pandemia y el colapso monetario disfrazado de económico?)


Origen

“¿Cuál es el origen de la palabra ‘bar’? Muy Interesante. El término en su sentido actual procede del inglés. En ese idioma, bar significa barra o barrera, y designaba originalmente a la barra que se encuentra en la parte inferior del mostrador donde los clientes descansan sus pies mientras disfrutan su consumición sentados en altos bancos.

Después se empezó también a llamar bar (barra en español) al mostrador donde se colocan los vasos y que separa a los clientes de los camareros, y por extensión al establecimiento donde se consumen bebidas alcohólicas. En su origen, el término tenía un sentido bien diferente, sin ninguna relación con la bebida. Viene de la voz latina ‘barra’, usada en el siglo 13 en Italia para indicar la barrera separadora en las cortes de justicia (de ahí lo de ‘barra de abogados’).

De manera que cuando nos referimos a la barra del bar, estamos repitiendo la misma palabra en dos idiomas y con bastantes siglos de diferencia. La palabra llegó a la lengua castellana a finales del siglo 19 y triunfó rápidamente. Tanto, que España es el país del mundo que más bares tiene en proporción a su población: hay uno por cada 136 habitantes”.


Crecimiento exponencial

Si sueltas una gota de agua en la cancha del estadio Azteca, y esta gota se duplica cada segundo, ¿cuánto tiempo pasará para que se llene de agua el gran espacio del estadio (el más grande del continente, con capacidad para 87 mil espectadores)? ¿Años, meses, semanas? No, menos de una hora. Esa es la maldición del “dinero” fíat, pura deuda etérea: tiene que crearse de la nada a ritmo creciente, de una manera insostenible. Ahora ya se habla de anglotrillones de dólares, pronto se hablará de cuatrillones, y en seguida de quintillones, sextillones, etc. Al final solo hay un resultado posible: la destrucción de la moneda, de su poder adquisitivo. Esto es: hiperinflación.


Ooooommmmmm

Recuerda meditar cuanto puedas, cuando puedas. Excelente introducción a la meditación, y cómo entrar en paz y relajación:

http://www.todo-mail.com/content.aspx?emailid=2581
Imprimir
COMENTARIOS