×
Dan T
Dan T
ver +
lacomediapolitica@gmail.com

" Comentar Imprimir
09 Julio 2020 03:58:00
AMLO y Trump se aman
Escuchar Nota
Tal como lo prometió cuando era candidato a la Presidencia durante largos 12 años, Andrés Manuel López Obrador puso en su lugar a Donald Trump: lo puso como rey. Y es que el Presidente mexicano fue a la Casa Blanca para llenar de flores y halagos al Mandatario estadunidense que más ha ofendido a los mexicanos. Me recordó un poco a esas primas que se siguen llevando con tu ex: ¿de qué lado están, infelices? Ver a AMLO hablarle bonito hizo que se me revolviera el estómago (un poco más de lo que siempre se me revuelve cuando lo escucho hablar de cualquier otro tema). No se vale que Trump nos llame a los mexicanos -¡a todos!- narcotraficantes, rateros y violadores, y que el propio Presidente de México le diga: “hemos recibido de usted comprensión y respeto”. El amado líder cabecita de algodón siempre ha dicho que no es florero. Y tiene razón: ayer en Washington quedó claro que es tapete.

¡VAMOS A CHOCAR!

Dice el subsecretario Hugo López Gatell que en México la pandemia del coronavirus está “desacelerando”. Y lo dijo justo ayer que fue el día en que más casos se registraron en solo 24 horas: ¡¡¡casi 7 mil!!! A veces pienso que el subsecretario ya se perdió en el submundo de las mentiras y de las verdades a medias, porque cada día sale con una nueva payasada o, peor aún, con un nuevo intento para hacernos creer que estamos mejor cada día que estamos peor. López-Gatell es el típico chavorruco que se quiere hacer el simpático y, pues, nomás no le sale. Supongo que podrían decir lo mismo de mí, nomás que la diferencia es que yo sí lo reconozco y él no. Además, mis chistes son malos, pero los de él son peligrosos. Porque, ¿qué diablos significa que la pandemia se está desacelerando? Significa que íbamos directo hacia un precipicio a 200 kilómetros por hora y ahora vamos a 195 kilómetros por hora. en lugar de pisar el maldito freno. Y es que el Gobierno se ha negado a tomar las medidas más básicas para frenar la pandemia del coronavirus, como realizar pruebas masivas para detectar a los contagiados y, así, impedir que se siga esparciendo el virus. Es como querer matar con el pensamiento al mosco que no te deja dormir. Así nomás no se puede.

¿TIEMBLA PEÑA?

Si yo fuera Enrique Peña -toco madera- sin duda que estaría muy nervioso en estos días, porque en breve será extraditado a México el exdirector de Pemex, Emilio Lozoya. ¿Y eso qué significa? Pues al parecer el muchacho fresa del sexenio pasado decidió soltar la sopa con tal de que suelten a su mamá y a su hermana que están presas por las transas del priista. Hay quienes dicen que Lozoya trae desde España una maleta cargada de videos en los que se ve a diputados del PRI, de PAN, del PRD y algunos que hoy están en Morena, recibiendo tremendos trancazos de dinero, mordidas tamaño tiburón, para que aprueben la reforma energética del sexenio pasado. Si esto es verdad, estaríamos ante uno de los espectáculos más asquerosamente deliciosos de la política mexicana. Claro, falta ver que el Gobierno de AMLO cumpla con su palabra de enjuiciarlo y llegar hasta el final de la línea de la corrupción que, en este caso, pasa por el exsecretario de Hacienda, el higadito Luis Videgaray, y llegaría hasta el mismísimo Lord Peña, que debe tener de punta los pelos del copete.

¡Nos vemos el domingo!


Imprimir
COMENTARIOS