×
hace cerca de 3 meses
[Especial]

Hasta los Dientes revive tragedia de estudiantes del Tec

El documental evidencia el abuso de militares en la guerra contra el narcotráfico

Imprimir
Hasta los Dientes revive tragedia de estudiantes del Tec
Fotos: Zócalo | Agencias
Ciudad de México.- Un video gris de una cámara de seguridad muestra cómo un joven entra corriendo a las instalaciones del Instituto Tecnológico de Monterrey. Habían disparado a su amigo y estaba pidiendo ayuda. No volverá a aparecer en el cuadro del sistema de vigilancia. La vida de las familias de Javier Francisco Arredondo Verdugo y Jorge Antonio Mercado Alonso no fue la misma tras esa noche. Era 19 de marzo de 2010.

El documental Hasta los Dientes, que dirigió Alberto Arnaut, está próximo a concluir su ciclo de proyección en la Ciudad de México, tras presentarse en Oaxaca, Nuevo León y otros estados para narrar la historia de cómo dos estudiantes –uno de ellos saltillense–, fueron víctimas de elementos del Ejército.

El largometraje, que utiliza detalles del expediente del caso, testimonios de familiares y personas que atestiguaron la tragedia, imágenes de las cámaras de seguridad y declaraciones del personal de seguridad de la institución y de las autoridades de Gobierno, argumenta que Jorge y Javier fueron ejecutados de manera extrajudicial.



RECLAMO QUE SE VOLVIÓ PROFESIÓN

Arnaut confiesa que no pretendía estudiar cine ni dedicarse a él. Estudió Comunicación cuando supo de la desaparición de Javier, un amigo de la infancia, y luego que había muerto. Quería limpiar su nombre y comenzó con un video corto, aunque después la tragedia que se desencadenaría lo obligaría a recopilar información y finalmente a darse cuenta que construía un documental sobre uno de los casos que estremeció a la sociedad mexicana.

Tomó la decisión de ingresar al Centro Universitario de Estudios Cinematográficos y dedicó su tiempo ahí para darle forma a Hasta los Dientes y ocho años después inicia con la difusión de su ópera prima, una acción para demostrar que su amigo no era un sicario, sino una víctima más de la estrategia fallida de seguridad y de la proliferación del narcotráfico en todo el territorio nacional.

“Mi intención era no dar tregua al espectador”, advierte el director al explicar que las dos horas de esta pieza buscan específicamente enardecer, indignar, desatar el repudio del espectador ante la ola de violencia que de forma reciente ha visto la desaparición de cientos de estudiantes.

El cineasta de 31 años asegura que trágicamente la situación de impunidad con respecto a los responsables se mantiene y persiste como una constante, ya que recuerda que el jefe militar de aquel operativo fue el general Cuauhtémoc Antúnez, quien en 2015 fue nombrado secretario de Seguridad Pública del gobierno de Jaime Rodríguez, “El Bronco”.



CRiTICA A LEY DE SEGURIDAD INTERIOR

El documental también invita a la reflexión sobre la Ley de Seguridad Interior, una medida polémica que han denunciado cientos de asociaciones civiles –además de la ONU y la Organización de Estados Americanos (OEA)– pues según ellas, perpetúa el papel del Ejército en las calles, realizando el trabajo que deberían atender las corporaciones de policía.

PROYECCIONES

» El documental se presentó el 15 y 16 de mayo en dos sedes del Grupo Cinépolis, mientras que la última función se realizará hoy en el Goethe-Institut Mexiko.

» Hasta los Dientes se estrenó en la Cineteca Nuevo León el pasado 19 de marzo conmemorando ocho años de la muerte de los estudiantes, así como un acto de indignación por la falta de atención de los autoridades al caso.

» El largometraje también se presentó en el Festival Ambulante en Oaxaca y en el Festival Movies that matter, en La Haya, Países Bajos el pasado mes de marzo.



RECLAMO

» Aunque para su director, Alberto Arnaut, el proyecto surgió desde el 2012 con la intención de rendir homenaje y limpiar el nombre de los alumnos de excelencia, se convirtió en una herramienta para divulgar lo ocurrido y contribuir a la búsqueda de justicia.

» El largometraje incluye testimonios de familiares, testigos y autoridades, y se basa en el expediente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, que confirmó que los estudiantes abatidos fueron golpeados, se les sembraron armas y la escena del crimen fue alterada por el Ejército.





Imprimir
te puede interesar
similares