×
hace cerca de 3 meses
[Arteaga]

Cascada El Salto: un paraíso escondido entre las montañas

Habitantes del ejido Nuncio se capacitaron para recibir a visitantes

Imprimir
Cascada El Salto: un paraíso escondido entre las montañas
Foto: Zócalo | Jerson Cardozo
Arteaga, Coah.- Luego de viajar varios kilómetros entre curvas de terracería, árboles y un camino prácticamente en soledad cubierto por los fuertes rayos de sol, encontrarse con una cascada de agua fresca y cristalina, pudiera parecer un espejismo. Sin embargo, esto se vuelve posible en El Salto, en el ejido Nuncio, del municipio de Arteaga, Coahuila, a 3 horas de Saltillo.

Al llegar a la cerca que separa el camino de tierra, piedras y yerba, de las bancas y puestos de El Salto, uno puede escuchar el sonido del agua, y sin imaginar que una cascada pueda encontrarse en un sitio así en medio del desierto el agua turquesa te hace caer en cuenta que sí es real.

El área de la cascada El Salto se encuentra dentro del programa de Protección de Recursos Naturales de la cuenca 026 del río San Juan, y pertenece al ejido Nuncio, según lo comentó Felipe Ruiz, de la Comisión Nacional de Áreas Protegidas, quien agregó que la preparación de la zona como destino ecoturístico comenzó hace poco más de un año, cuando un grupo de personas pertenecientes al ejido comenzaron unos cursos de gestión, atención de visitantes y primeros auxilios, además de capacitarse en rescate acuático y búsqueda.

Actualmente 18 personas se encuentran en funciones como el cobro de entrada, la recepción de los visitantes, rescate, mantenimiento y vigilancia, además de que al convertirse en destino turístico se impulsa la economía de las familias de los ejidos cercanos, pues hay amas de casa que acuden a El Salto para vender comida, bebida y otros antojitos a los visitantes, obteniendo ingresos extra a los salarios que sus maridos perciben como agricultores.



Esta cascada, por tradición, siempre ha sido visitada por mucha gente de los alrededores y gracias al impulso de la Conam recibe el apoyo para infraestructura y capacitación por lo que se ha implementado un reglamento para no deteriorarla, mejoras como el cercado que antes no existía, la colocación de letrinas secas y el establecimiento de un horario de visita que va desde las 10 de la mañana hasta las 7 de la tarde.

“Parte de la difusión es buena, pero hay que hacer mucha conciencia de que la visitación a este tipo de lugares tiene un reglamento, tiene dueño, hay un ejido y son dueños de aquí. Hay que considerar que estas visitando la casa de otra persona”, comentó Felipe Ruiz, quien agregó que se está trabajando en conjunto con las autoridades para implementar la señalización del camino, además que se se planea a futuro la posibilidad de agregar un área de camping para los visitantes.

Aunque la mayoría de los ciudadanos de Saltillo, Arteaga y otras ciudades cercanas desconocen completamente la existencia de El Salto, cualquier persona que te encuentres en el camino a partir del ejido Jamé, es capaz de orientarte para llegar a la cascada sin ningún problema, y sumado a la calidez y amabilidad de los habitantes de Nuncio, la visita a la cascada es una experiencia completa, pues la tranquilidad, el color turquesa de sus aguas y lo fresco de estas te invita a olvidarte de todo, el tiempo que te encuentras en ella.

Entre las principales recomendaciones para quienes deseen conocer El Salto se recomienda utilizar camionetas o vehículos que permitan transitar por terracería, el uso de fuego está prohibido por veda estatal, por lo que no se permite encender fogatas y también se hace el llamado para depositar los residuos en los espacios correspondientes, y quienes asistan deben tener la disposición de disfrutar el lugar, según comenta Felipe Ruiz.


Imprimir
te puede interesar
[Nacional]
hace 20 horas
[Acuña]
hace cerca de 10 horas
[Piedras Negras]
hace 22 horas
[Seguridad]
hace cerca de 10 horas
similares